LA VIVIENDA CONYUGAL DESPUÉS DEL DIVORCIO, CUANDO LOS HIJOS SON MAYORES DE EDAD

imagesDe acuerdo con el artículo 96.1 del Código Civil: “En defecto de acuerdo entre los cónyuges aprobado por el Juez, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario  en ella corresponden a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden”.

¿Pero qué sucede cuando los hijos alcanzan la mayoría de edad y ya no conviven en la vivienda familiar?

La doctrina jurisprudencial ha determinado que en estos casos podrá residir en la vivienda familiar el bien jurídico más necesitado de protección, y por lo tanto debemos regirnos por lo establecido en el artículo 96.3 del Código Civil: “No habiendo hijos, podrá acordarse el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponda al cónyuge no titular, siempre que atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección”.

Como ejemplo, y para mayor entendimiento se adjunta una sentencia reciente en la que se adjudica el uso de la vivienda familiar al cónyuge que tuvo asignada la custodia de los hijos menores y que habiendo alcanzado la mayoría de edad y ante el supuesto de que abandonen la misma, podrá seguir residiendo en la vivienda el cónyuge que allí residía con los hijos debido a su precaria situación económica hasta que se liquide la sociedad de bienes gananciales.

Sentencia Divorcio Contencioso